El coronel D. Jesús Núñez destacó la necesidad de la creación de la Guardia Civil hace 175 años y su vigencia

La Real Academia de San Romualdo no ha querido dejar pasar la ocasión de homenajear, desde el punto de vista histórico y cultural, a la Guardia Civil, en un año en el que se cumple el 175 aniversario de la fundación de este cuerpo,  creado el 28 de marzo de 1844 mediante Real Decreto y reformado el 13 de mayo de 1844 por Francisco Javier Girón y Ezpeleta, II duque de Ahumada, que fue su primer director general.

Para ello, en el programa del curso académico 2019-2020 ha incluido la conferencia titulada ‘Orígenes históricos de la Guardia Civil’, impartida el martes 5 de noviembre, por D. Jesús Núñez Calvo, coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras. Ante el auditorio del Centro de Congresos totalmente abarrotado, el alto cargo de la Benemérita explicó las razones por las que se consideró necesario crear un cuerpo como la Guardia Civil y su vigencia, no sin antes agradecer a la Academia de San Romualdo su atención hacia el Instituto Armado «en un aniversario feliz para todos nosotros y para los españoles de bien».

El conferenciante fue presentado por D. Teodoro López Moratalla, capitán de navío y académico de San Romualdo, que destacó algunos aspectos del dilatado currículum del disertador así como justificó la conmemoración de este 175 aniversario como «justa, con la que la Academia ha querido contribuir».

En sus primeras palabras de desarrollo de su exposición histórica, el coronel Núñez Calvo situó a los presentes en los momentos de la génesis de la Guardia Civil, hace casi doscientos años. Una situación en España «muy convulsa, en 1844, tras cuatro décadas terriblemente complicadas, con problemas económicos, políticos y sociales derivados de grandes conflictos bélicos». Citó la primera de la guerra civil carlista que vino a agravar la situación «en una España que más del 80% era rural, muy distinta a la que hoy conocemos», lo que vino a suponer un «elevadísimo coste en todos los aspectos, lo que derivó en un grave problema de seguridad pública. No había libertad de movimientos, de personas ni de mercancías, con asaltos de bandoleros que perjudicaban aun la economía del país».

Es en ese contexto en el que el Estado trata de solucionar esta situación con contingentes del ejército y de la milicia nacional, nacida de la Constitución de 1812, si bien no existía un cuerpo concreto » para precisamente como dice nuestro lema, imponer el orden y la ley», explicó el coronel, que señaló las dificultades para que esta labor las pudiera llevar a cabo el ejército, por sus características organizativas y su composición. La defraudación fiscal era otra de las prácticas habituales incontroladas y que provocaba graves daños al mantenimiento del Reino al no recaudarse tasas, impuestos y aranceles.

Es precisamente con esa justificación por la que se crea la Guardia Civil para emprender esta necesaria labor. D. Jesús Núñez quiso previamente exponer los intentos anteriores para solventar esta situación y que preludiaron la aparición de la Benemérita. Así, citó el «interesante e innovador ensayo» que supuso el primer Resguardo Militar de Rentas durante el trienio liberal (1820-1823), los intentos durante el absolutismo de Fernando VII de fundar una formación para perseguir el contrabando y posteriormente la propuesta de creación de una policía fiscal por Real Decreto que no fructificó si bien reflejaba características que posteriormente contaría la Guardia Civil.

Para solucionar los problemas de seguridad nacional «hacía falta un respuesta policial y no militar», aseveró el coronel Núñez, que lamentó que las iniciativas que iban surgiendo no se hicieran realidad «por la inestabilidad política existente entonces». Así, citó varios proyectos anteriores a la Guardia Civil destinados a este cometido: la Legión de las Salvaguardas Nacionales, iniciativa del primer Duque de Ahumada presentada en Las Cortes en 1820 y rechazada por votación parlamentaria «como medida atentatoria contra la libertad y desorganizadora de la milicia nacional».

Otro antecedente histórico fue el cuerpo de los Celadores Reales, en 1823. Implantada su primera compañía en Zaragoza, formaba parte del arma de caballería del ejército. En 1827 solo se circunscribió a Madrid, donde se encontraba la Corte, y terminó por desaparecer.

Como tercer conato surgió la idea de la Policía General del Reino, creada en 1824, nacida con voluntad de desplegarse por todo los núcleos urbanos del Estado. «Fue un significativo avance en cuanto a la seguridad pública de la época, pero sufrió un problema muy importante: su singular y excesiva vinculación a implicaciones políticas. Nunca, lección aprendida, deben mezclarse seguridad pública con intereses políticos como lo hizo el absolutismo», aseveró el conferenciante.

Tras citar como otro antecedente histórico el cuerpo de Salvaguardias Reales en 1833, destinado solamente a Madrid y como base para crear un nuevo ente de 10.000 efectivos y que desapareció en 1839, el coronel Núñez alcanzó en su exposición histórica la década de 1840, cuando se constituyó a iniciativa y bajo el control del ministro de la Guerra Manuel de Mazarredo, mediante un Real Decreto de 28 de marzo de 1844. El 2 de mayo de ese mismo año el mariscal de campo Ramón María Narváez asumió el poder, retomó la idea, encargando su reorganización al de igual empleo Francisco Javier Girón y Ezpeleta Las Casas y Enrile, II duque de Ahumada y V marqués de Las Amarillas, quien entonces ostentaba el cargo de inspector general militar. Fruto de ello vio la luz un posterior decreto con el que verdaderamente nació la Guardia Civil. Conforme se detallaba en la norma fundacional, el nuevo cuerpo de naturaleza militar quedaba sujeto al Ministerio de la Guerra en lo concerniente a organización, personal, disciplina y percibo de haberes, y al de Gobernación en cuanto a servicio y movimientos y seguridad ciudadana. «Un decreto muy importante que marca lo que hoy es la Guardia Civil, el primer agente del gobierno y el primer sostenedor de la tranquilidad pública», especificó el disertador, detallando posteriormente la filosofía de este cuerpo emanada de la ‘Cartilla de la Guardia Civil’, verdadero código moral de la institución y que es la gran base del actual reglamento del cuerpo.

El coronel D. Jesús Núñez finalizó su intervención rememorando unas palabras «históricas y premonitorias» de D. Benito Pérez Galdós reflejadas en sus Episodios Nacionales dedicadas a la Guardia Civil, donde se destaca el cuerpo como «un ser grande, eficaz y de robusta vida», culminando su conferencia con un elocuente deseo: «Larga vida a la Guardia Civil».

Con las palabras de clausura de la alcaldesa de San Fernando, Patricia Cavada, finalizó el acto.

2 comentario en “El coronel D. Jesús Núñez destacó la necesidad de la creación de la Guardia Civil hace 175 años y su vigencia

  1. Felicidades al Coronel D. Jesús Nuñez Calvo, jefe de la Comandancia de Algeciras y doctorado en historia, por su gran labor de investigacion que nos ilustra con la historia de la Guardia Civil, que hasta hace poco era desconocida para mucho españoles.

Deje un comentario sobre esta comunicación o noticia

A %d blogueros les gusta esto: