La actividad académica presencial regresó con el solemne acto de apertura del curso académico 2021-2022

«El diez de marzo del pasado año 2020, celebramos nuestro último acto con carácter presencial en este Centro de Congresos antes de vernos obligados a suprimir el curso previsto por causa que todos ustedes conocen. Hoy volvemos a vernos y me gustaría tener un recuerdo para todas aquellas personas, amigas de la academia y asiduos seguidores de nuestras actividades, que nos han dejado víctimas de la pandemia. Las vamos a echar mucho de menos, descansen en paz».

Estas fueron las primeras palabras que el presidente de la Real Academia de San Romualdo de Ciencias, Letras y Artes, D. José Enrique de Benito Dorronzoro, pronunció en el solemne acto de inicio del curso académico 2021-2022 que tuvo lugar pasado martes 19 de octubre y en el que, tras lo sucedido a nivel mundial, regresaba la actividad pública de la institución académica con la presencia física de cuantas personas desearon asistir. Fueron palabras emotivas en unos momentos en los que las butacas del Centro de Congresos volvían a estar completas de quienes, de alguna u otra manera, tienen adquirido un compromiso con la cultura en nuestra ciudad, bien como espectadores o participantes de ella.

El saludo del presidente de la Academia abría una sesión con un intenso programa para esta jornada. En primer lugar, la toma de posesión formal de la nueva Junta de Gobierno de la institución, que tampoco pudo llevarse a cabo en su momento, entregando el Sr. De Benito Dorronzoro las credenciales de sus nombramientos a cada uno de ellos. Posteriormente, el nombramiento de tres académicos de honor. Tres hombres de San Fernando de prestigio, que durante años han aportado mucho a la cultura de la ciudad en general y a la Academia en particular, como son D. Rafael Barceló Gasset, D. Manuel Eugenio Baturone Santiago y D. Jerónimo Prieto Pontones, el primero quien fuera alcalde de la ciudad y cuarto presidente de la Academia de San Romualdo y los señores Baturone y Prieto miembros de la Junta de Gobierno de ésta durante numerosos años.

La conferencia de apertura del curso fue la protagonista de la tercera parte de este acto al que asistieron numerosas autoridades civiles, militares y ciudadanos que estuvieron muy atentos a la disertación de Dª María del Carmen Cózar Navarro, directora de la Real Academia Hispanoamericana, doctora en Historia y académica de San Romualdo desde febrero de 2001. El título de su conferencia fue ‘Cádiz, principal puerto del Atlántico de la trata negrera del siglo XIX. La casa negrera de Pedro Martínez y compañía’.

Pero, detallando por partes el solemne acto, conviene apuntar que el presidente de San Romualdo indicó también al principio de éste que la Academia había seguido estando activa durante el periodo de la pandemia gracias a la intensa actividad en su página web, donde se han colgado reportajes de académicos y emitido durante estos meses conferencias en directo «que nos constan han sido muy seguidas», apostilló De Benito. Ya posteriormente, cedió la palabra a la Sra. secretaria general, Dª Adelaida Bordés Benítez, que fue citando a cada uno de los señores académicos para que el presidente les entregara sus credenciales. Así, la Junta de Gobierno de la Academia queda constituido por D. José Enrique de Benito Dorronzoro, como presidente; D. José Carlos Fernández Moreno, censor; D. Juan Torrejón Chaves, vicepresidente; D. José Manuel Bravo Vila, tesorero (se leyó la diligencia en la que consta el cese de D. Jerónimo Prieto Pontones en este cargo el pasado mes de enero por circunstancias personales); D. Juan Manuel García-Cubillana de la Cruz, bibliotecario; D. Fernando Belizón Rodríguez, vocal de Ciencias; Dª María Elena Martínez Rodríguez de Lema, vocal de Letras; D. Juan Antonio Lobato García, vocal de Artes. Finalmente, el presidente entregó su credencial a la secretaria general, Dª Adelaida Bordés Benítez.

Tras exponerse que la Junta de Gobierno de la Academia de San Romualdo nombró académicos de honor a los señores Barceló, Baturone y Pontones según acuerdo de junta extraordinaria del 22 de junio de 2021, la secretaria general leyó la trayectoria de los tres señores académicos, recogiendo sus credenciales cada uno de ellos. En nombre de D. Rafael Barceló, que no pudo asistir por motivos familiares, lo hizo D. Jesús Oliver Pece. D. Manuel Baturone Santiago tomó la palabra para leer el texto que tenía preparado el señor Barceló Gasset y que tenía previsto pronunciar en nombre de los tres nuevos señores académicos de honor. Como «sorpresa agradable» calificaron esta decisión de la Academia hacia ellos. «Han pasado 67 años desde la fundación de esta institución y aquel germen se ha desarrollado hasta convertirse hoy en pieza fundamental de la ciudad, en La Isla como nos gusta llamarla», apostillaba el texto leído por el señor Baturone, en el que también se destacó el altruismo de los académicos, su función de servicio para llevar la cultura a toda la ciudadanía y las diferentes etapas vividas por la institución.

Una vez que los tres académicos de honor recibieron prolongados aplausos de los presentes, la conferenciante Dª María del Carmen Cózar tomó la palabra para pronunciar su conferencia, en la que incidió en el hecho de que, durante el siglo XIX, la ciudad de Cádiz fue el último gran puerto negrero de Europa, teniendo en cuenta que los vínculos de la portuaria ciudad gaditana con la institución de la esclavitud y con el tráfico atlántico de esclavos arrancaron mucho antes. Una disertación en la que De Cózar exploró y analizó las diferentes aristas de la relación de Cádiz con el mundo de la esclavitud y del tráfico de africanos esclavizados, y que se sitúan en un ámbito temporal que cubre más de trescientos años, desde mediados del siglo XVII y hasta finales del XIX. La conferenciante se apoyó en una serie de imágenes proyectadas que acompañaron su exposición, que partió de las premisas económicas de la ciudad de Cádiz en los siglos citados en las que el comercio y el transporte marítimo fueron fundamentales. «Frente a ello, el de la economía sumergida, el Cádiz del tráfico de esclavos que estaba prohibido desde 1817 y la documentación de esta índole se destruía para no dejar huella de la actividad ilícita». Los nombres de Pedro Martínez y Pedro Blanco como dos de los principales negreros del siglo XIX fueron también protagonistas de su aplaudida disertación.

A continuación se puede visionar el vídeo completo del acto incluyendo la conferencia y, tras esta sección, un álbum fotográfico.

Deje un comentario sobre esta comunicación o noticia

A %d blogueros les gusta esto: