La rehabilitación del Penal de Cuatro Torres como punta de lanza de la recuperación patrimonial del Arsenal de La Carraca

La extraordinaria intervención rehabilitadora realizada en el edificio del antiguo Penal de Cuatro Torres del Arsenal de La Carraca, así como en varias dependencias más identificativas de este enclave militar ubicado en San Fernando como son las antiguas viviendas y la llamada Fonda Correa, fue el tema tratado en la conferencia que el pasado martes 15 de febrero organizó la Real Academia de San Romualdo de Ciencias, Letras y Artes. Un asunto de actualidad puesto que estos trabajos de remozado de estas icónicas instalaciones castrenses se han venido realizando durante estos meses pasados al estar incluidos en los planes de adecuación del arsenal isleño a la presencia de numeroso personal militar de la Real Marina de Arabia Saudí, que temporalmente se encuentra residiendo en La Carraca desde el año 2019 con paulatinas incorporaciones mientras se adiestran en el manejo de las corbetas que se construyen en los astilleros de Navantia San Fernando.

Para detallar el proceso de rehabilitación del Penal de Cuatro Torres, un edificio emblemático de La Carraca con una prolongada historia a sus espaldas –recordemos que en una de sus alas permaneció preso Francisco de Miranda- participaron en esta conferencia los arquitectos D. Ernesto Fernández Pujol y D. Fabián Cruz Gallego. Ambos forman parte del estudio de arquitectura  Pujol Cruz Pizarro, responsable de la citada intervención llevada a cabo en el arsenal carraqueño, y que a través de distintas imágenes proyectadas mostraron el estado en el que se encontraban las instalaciones antes de actuar en ellas y el resultado final. No faltaron también las referencias históricas a través de varios mapas sobre la historia del arsenal, una introducción de ambos profesionales con los que también participaron en esta conferencia dos académicos de San Romualdo: el arquitecto D. José María Cano Valero y el doctor en Historia y vicepresidente de la institución académica D. Juan Torrejón Chaves. El primero de ellos ejerció de presentador de ambos colegas de profesión, exponiendo un resumen de las intervenciones más relevantes que han llevado a cabo desde la constitución del mencionado estudio de arquitectura, afirmando además el señor Cano Valero la importancia de la recuperación de estos icónicos edificios de La Carraca “porque son medidas que significarán un impulso a toda la base” para atraer visitantes e incentivar el turismo cultural en un futuro, a lo que contribuirán otras actuaciones anunciadas como el desdoble del puente de acceso a La Carraca y la nueva carretera desde el barrio de Jarana en Puerto Real, ”con lo cual espero que el aislamiento del arsenal quedará resuelto”.

La segunda intervención correspondió a D. Juan Torrejón Chaves, que en sus palabras explicó la evolución de los presidios militares desde el siglo XVIII y la tipología de encarcelados llamados comúnmente ‘chusma’ y distribuidos por los distintos penales castrenses, la pragmática sanción de 1748 para regularizar estos destinos o la ordenanza de 1804 con Carlos IV en el trono y su novedoso propósito de que los reclusos fueran de utilidad ciudadana y llegaran incluso a aprender un oficio. El vicepresidente de la Academia de San Romualdo detalló los orígenes de la construcción del penal de Cuatro Torres tras la sublevación producida por ‘la chusma’ en 1763 en el interior de La Carraca, que produjo un incendio con una gran confusión, generando la idea de construir un cuartel expreso para presidiarios y originando la edificación del citado penal.

Tras describir las características de “uno de los edificios más significativos del arsenal de La Carraca” y su uso histórico, la aportación del doctor Torrejón dio paso a la exposición de los arquitectos invitados. Así, D. Ernesto Fernández Pujol se centró en las obras de rehabilitación efectuadas en el penal y su puesta en valor como Bien de Interés Cultural. Los mapas mostrados sirvieron para ubicar el islote en el interior del arsenal y los caños que lo circundan así como los sistemas de construcción sobre pilotes a los que Juan Cevada y José Barnola tuvieron que recurrir al edificar un inmueble de esta naturaleza sobre terrenos fangosos y por lo tanto inestables.

El arquitecto mostró fotografías del estado en el que se encontraba el penal antes de la reciente intervención, destacando la fortaleza de sus muros “que podrían soportar doscientos años más” pero las deficiencias en su interior ante el transcurso del tiempo. Aun asumiendo un proyecto redactado previamente, Fernández Pujol destacó la predisposición de Navantia a rectificar alguna intervención a propuesta del estudio de arquitectura y que ha supuesto mejorar la comunicación entre las varias plantas existentes en el edificio.

Los medios empleados para aligerar el paso soportado por los muros, la supresión del hormigón de mala calidad que se utilizó en una intervención realizada a mediados del siglo XX en el penal y unos interesantes apuntes sobre los colores originales de pigmentación de la cal empleada en su día para pintar el inmueble fueron algunos de los aspectos tratados por el conferenciante, pasando del cromatismo original al blanco del neoclásico. Las fotografías mostradas dejaron a las claras la extraordinaria intervención acometida, respetando la volumetría original, siendo especialmente llamativa la imagen actual tanto de la fachada como la recuperación de la sillería del claustro interior.

Tomó la palabra el arquitecto D. Fabián Cruz para detallar la intervención efectuada sobre la Fonda Correa y las viviendas de operarios, “construcciones más modestas pero interesantes por sus usos”. La antigua fonda ha sido habilitada como comedor del personal saudí con dependencias para las tropas saudíes.  Para ello se ha actuado sobre la cimentación original fortaleciendo su consolidación sobre las estacas originales a cota -3,5, modificaciones sobre pilares y las estructuras de nuevas cubiertas con peso aligerado, dando como resultado un enclave de cocina y comedor amplio. Finalizó su intervención explicando la intervención sobre las 9 de las 19 viviendas adosadas con doble fachada existentes en el arsenal, mostrando con imágenes los principales deterioros a los que se enfrentaron en la actuación, desde elementos de hormigón armados del siglo pasado que habían reventado, estructuras de madera deterioradas y zonas con desprendimientos, morteros de fachada agrietados y cubiertas con vegetación “donde se podría jugar un partido de fútbol”, aseveró distendidamente.

Tras compartir con el numeroso público asistente fotos del estado final del interior de las viviendas donde residen actualmente los oficiales de la Armada Saudí, finalizó su exposición, siendo ambos arquitectos muy aplaudidos. El presidente de la Academia de San Romualdo, D. José Enrique de Benito, agradeció su presencia y les entregó un recuerdo con la reproducción del cartel anunciador de la conferencia, teniendo también palabras de gratitud hacia las autoridades civiles y militares presentes en el acto, especialmente hacia el almirante del Arsenal de la Carraca por las facilidades dadas.

Ofrecemos a continuación el vídeo del acto con las intervenciones íntegras y una galería fotográfica.

Deje un comentario sobre esta comunicación o noticia

A %d blogueros les gusta esto: